Skip navigation

Introducción: Quiero, antes que cualquier cosa, avisar que es un texto ficticio, porque de pronto al comienzo puede interpretarse que fuera yo hablando, claramente más adelante se darán cuenta de que no soy yo, pero es mejor que lo tengan claro desde que empiezan a leerlo; además los que me conocen, no necesitan leer más de seis palabras para darse cuenta que no puedo ser yo, jeje, me cuentan que tal les parece.

– Soy una persona muy organizada, todos los saben bien. Me gusta preocuparme por tener un espacio especifico para cada una de las cosas que son de mi propiedad, todo siempre lo tengo calculado, desde las camisas que uso cada uno de los días de la semana, hasta las horas a las que entro al baño. Aunque soy alguien muy pasivo y paciente, me molesta un poco cuando algo de mi milimétrica vida se cambia, es que si mi contexto no está tal cual y como yo lo organizo, simplemente no puedo continuar. Es en cosas tan simples como que mi computador siempre tiene que estar a 10 centímetros de la mesa, y ya lo puedo notar con solo la vista, debido a todas las veces que lo media con regla, y eso me lleva a que digamos mi regla siempre tiene que estar en el primer cajón de la derecha, y encima de la resma de hojas; mi escritorio en general siempre tiene que tener todo en su puesto, como pueden ver y como ya les comente previamente, a 10 centímetros del borde siempre tengo un espacio de 30 centímetros por 20 centímetros para mi computador, a la izquierda siempre tengo una hoja de papel por si es necesario y sin falta acompañándola a justo un centímetro de ésta, esta mi lápiz… ¿y mi lápiz? ¿Quién cogió mi lápiz? ¿¡Dónde está mi lápiz!? ¡Díganme ya quien lo cogió! ¡Es una orden! ¿¡QUE CLASE DE #$%@ FUE EL DESADAPTADO QUE COGIÓ MI %$@# LAPIZ!? ¡Si mi lápiz no aparece en menos de 40 segundos y el que lo tiene no es capaz de mirarme a los ojos y pedirme disculpas… voy a asesinarlos a todos… Y YA VOY EN 37 SEGUNDOS!

– Disculpen mi frenesí anterior, la verdad es que no suelo exaltarme así, pero deben entenderme, me tengo que hacer respetar en mi espacio personal, si no yo no puedo ser productivo; como ya les había mencionado anteriormente, no podía continuar hasta encontrar mi lápiz: lo que sucedió fue que el lápiz había resbalado al suelo sin yo notarlo, no lo vi inmediatamente pues la furia en mi cabeza no me dejo razonar, insisto en que yo necesito que todo sea tal cual a como debe ser, el orden define mi vida, sin él yo no puedo vivir o al menos no sin hacer algo por hacer cumplir el orden, afortunadamente apareció el lápiz antes de necesitar tirarme por una ventana debido al caos que genero su ausencia, mi vida estuvo a un centímetro de destrozarse… lástima que me demore un poco mas de 40 segundos en encontrarlo.

Anuncios

3 Comments

  1. Creeeeoooo… ,sólo es un presentimiento, que sí lograste ese efecto de exagerar UN POCO un evento. Alcancé a desesperame un poquito jeje º_O Está chistoso, me reí un poco y todo por un lápiz! jaja 🙂

  2. Umm, yo conozco a alguien cercano a Checho a quien le sale esta historia. Pero no seamos impertinenetes y guardemos silencio.

  3. Está muy bueno, al igual que Annita también me deseperé un poco, pero eso fue lo que me gustó, que llegarás hasta ese límite de exageración donde el lector ya tuviera que decir “¡¡¡no más!!!” jajajaj
    Con el final quede como :O no puede ser!! que estúpido!!!
    Está muy chévere!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: